Turismo en la Sierra de Albarracín (Teruel)
Usuarios Registrados
Buscar
Enviar Imprimir

· NOTICIAS: La Sierra de Albarracín, un paraíso para los orquideófilos

Veintiséis especies distintas de orquídeas silvestres, plantas carnívoras, ranitas de San Antonio y la mariposa Isabelina cautivan a los asistentes a las jornadas de Orquídeas de la Sierra de Albarracín.

 Participantes en la Cueva de la Obriga. Fotografía de Héctor Izquierdo

 Participantes en la Cueva de la Obriga. Fotografía de Héctor Izquierdo



 Aunque el año se ha  considerado como “malo” debido a la sequía, las elevadas temperaturas tempranas y las  heladas tardías, los participantes en las jornadas de orquídeas de la Sierra de Albarracín han podido conocer  una  nutrida representación de las  bellezas botánicas que florecen en esta sierra turolense.

Las jornadas realizadas durante dos fines  de semana: del 16 al 18 de junio, en Moscardón  y el 30 de junio y 1 y 2 de julio en Griegos, han sido organizadas por la Asociación de Empresarios Turísticos de la Sierra de Albarracín (AETSA)  y han contado con la financiación de fondos FEADER de la Unión Europea. En ellas han participado más de una treintena de aficionados a la naturaleza, atraídos por distintas motivaciones: la fotografía, adquirir conocimientos para su formación profesional, iniciarse en el conocimiento de estas plantas,  sumar ejemplares a su lista de  orquídeas observadas  en la península ibérica o simplemente recorrer algunos de los parajes naturales de la  Sierra de Albarracín. Llegados desde Alicante, Murcia, Huesca, Navarra, Guipuzkoa, Burgos , Teruel y mayoritariamente de Zaragoza han descubierto los muchos atractivos que esta Sierra ofrece más allá del encanto patrimonial de Albarracín.

 

Anacamptis coriophora, Cephalanthera rubra o Limodorum abortivum, son algunas de las especies que han podido conocer y fotografiar y, aunque este año no se ha localizado ninguna nueva cita para esta comarca, como sucedió el año pasado con la Orchis anthropophora, sí se han encontrado nuevas poblaciones de Platanthera algeriensis y, en las prospecciones previas, de Ophrys insectifera. Para los participantes llegados del norte (Navarra, Guipuzcoa o Burgos) ha supuesto un disfrute ver especies cuya distribución se limita a  esta parte del sistema ibérico y un poco más al sur, como pueden ser las Epicactis cardina o  distans.

 

Para encontrar tan  abundante número de orquídeas, se ha recorrido una amplia parte de la serranía: zonas de Griegos, Guadalaviar, Muela de San Juan… con extensas dehesas dedicadas al pasto ganadero, también  muy interesantes en cuanto a botánica; los pinares de Orihuela del Tremedal, con ambientes silíceos y turberas, que albergan otras especies que despiertan admiración, como la plantas carnívoras  “Drosera rotundifolia”; también  zonas calizas en Noguera de Albarracín , zona de prados en el sureste de la sierra como la fuente del Buey y hacia el  sur, una zona más  aislada geográficamente: El Vallecillo, que permitió localizar en  sus laderas de roca diferentes especies del género Epipactis.

 

Los asistentes han manifestado su satisfacción por las numerosas especies observadas y el buen ambiente que se ha generado en los grupos y han destacado la filosofía elegida por AETSA  para estos cursos formativos, basada en el reducido número de sus participantes, lo que ha permitido una enseñanza muy personalizada y más cercanía con  José Beneito, guía de naturaleza de la Sierra de Albarracín y conductor de estas jornadas. 

 

Por parte de la organización se ha destacado que este tipo de activdiades, dimensionadas a los servicios que existen en la zona y muy respetuosas con el medio donde se realizan, permiten a los asistentes atraídos por las orquídeas, conocer profundamente la magia de la Sierra de Albarracín que, gracias a su territorio poco poblado, conserva una enorme biodiversidad; y por otro lado, dinamizan los establecimientos turísticos en temporada baja, dándolos a conocer a clientes de poder adquisitivo medio–alto, que ejercen como buenos  prescriptores de la zona y ellos mismos se convierten en clientes fieles, pues una vez conocida la riqueza orquideófila de la comarca, vuelven año tras año a visitar las especies descubiertas  y ver su evolución. De hecho destaca la gerente de AETSA, Begoña Sierra, que:  “el 50% de los participantes han acudido gracias al boca a boca y otro 14% eran repetidores. Lo que demuestra la alta satisfacción de los asistentes a las jornadas  y supone un gran incentivo para pensar en la organización de las de 2018”. 


07-07-2017 | Noticias | 0 Comentarios

Comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!

Comentario

Comentario:
Nombre:
Email:
Web:
Escriba los caracteres de la imagen